Gestión del Impacto Social

Gestión del Impacto Social

Adoptamos políticas formales, procedimientos y las mejores prácticas de la industria para abordar los impactos de nuestras actividades y contribuir al desarrollo social y económico de las comunidades. 

Cada país y comunidad en donde operamos tiene un contexto cultural y social diferente, nuestro marco de gestión provee una metodología consistente para medir y hacer un seguimiento del impacto social y nuestro desempeño de Responsabilidad Social Empresaria (RSE) de cada una de nuestras minas, y así contar con la flexibilidad para adaptar nuestro enfoque a las diferentes circunstancias de cada operación. 

NUESTRO ENFOQUE DE GESTIÓN

Política

  • Nuestra política de RSE detalla nuestro compromiso global de operar minas y desarrollar proyectos en armonía con las comunidades locales y respetar y defender los derechos humanos. Un principio fundamental de nuestra Política de RSE es la participación de las comunidades locales de manera oportuna, inclusiva, honesta transparente, y culturalmente apropiada a lo largo del ciclo de vida de la mina. 

Plan

Los relevamientos de línea de base nos ayudan a:

  • Entender el contexto social actual y el potencial impacto de nuestras operaciones en las comunidades locales.
  • Identificar y mapear las COI relevantes, incluyendo los grupos vulnerables quienes podrían ser afectados por nuestras actividades en mayor proporción. 
  • Identificar programas que se ajusten al contexto social 
  • Nuestra herramienta IDC – Nuestra Iniciativa de Desarrollo Comunitario (IDC) contribuye a que nuestras operaciones definan el tipo de programas de legado apropiados para nosotros y las comunidades locales. Cada programa socio económico que requiere aprobación de la oficina corporativa es desarrollado y evaluado utilizando esta herramienta. 

Participación

  • Equipos de la comunidad – Cada mina tiene una oficina comunitaria en el sitio con un equipo comunitario para mantener el relacionamiento
  • Encuesta de materialidad – A través de nuestra encuesta anual de materialidad recopilamos información acerca de cuáles temas son importantes para las COI, así como su percepción de nuestro desempeño. 
  • Mecanismo de respuesta y retroalimentación – Cada operación cuenta con un mecanismo de quejas respuestas al que los miembros de la comunidad pueden acercar inquietudes, brindar retroalimentación y presentar quejas. Estos mecanismos nos ayudan a entender las preocupaciones de las comunidades acerca del impacto real o percibido de nuestras actividades.

Implementación

  • Programas e iniciativas – Nuestros programas están diseñados para brindar beneficios sostenibles para nuestras comunidades locales, dar apoyo a la contratación y compras locales, o respaldar nuevos servicios e infraestructuras en curso. 

Construcción de capacidades internas

  • Capacitación – Capacitamos a nuestros equipos locales acerca de los nuevos procedimientos para manejar impactos potenciales y para asegurarnos de que nuestros programas de desarrollo social estén alineados con las necesidades y aspiraciones de la comunidad. 
  • Educación – Llevamos a cabo talleres para capacitar a los empleados y a los proveedores de servicios con base en la comunidad acerca de los altos estándares éticos, de seguridad, medioambientales, y de RSE a los que aspiramos.

Evaluación

  • Auditorias Sociales – Realizamos auditorías sociales en cada mina año por medio para monitorear los programas que ponemos en marcha en alianza con las comunidades vecinas, relevar los campamentos e instalaciones de nuestros contratistas, e identificar las oportunidades de mejora en los procesos y programas. El marco utilizado para estas auditorías es la guía de estándares ISO 26000 sobre la responsabilidad social, y desarrollamos contenidos adicionales relacionados con la empresa para evaluar temas relevantes a nuestra organización. 
  • HMS – El protocolo Indígena y el compromiso con la Comunidad – Nuestros sitios auto evalúan su desempeño en contraste con este protocolo y desarrollan planes de acción correspondientes para su mejora. 

Responsabilidad

  • Los equipos de comunidades a nivel de las operaciones están integrados por expertos, tales como trabajadores sociales y psicólogos, y son responsables por mantener el relacionamiento e implementar los programas. 
  • El Director de RSE del sitio o del país supervisa las auditorías y asegura que se realice un seguimiento.
  • El Vicepresidente de Sostenibilidad Social lidera el desarrollo sostenible y los programas e iniciativas de derechos humanos, los cuales son supervisados por el Vicepresidente de Medio Ambiente y Sostenibilidad. 

Auditorías Sociales

Las auditorías sociales nos ayudan a monitorear nuestra huella social y manejar nuestro desempeño. Dependiendo de los hallazgos de la auditoría, los sitios pueden tomarse entre tres meses a un año para implementar las acciones correctivas.

En 2018, completamos una auditoría en Manantial Espejo en Argentina. Los primeros hallazgos estaban relacionados a actualizaciones de infraestructura y el lanzamiento de nuestro mecanismo de quejas. Actualmente, estos temas están siendo abordados. 

En 2019, están planeadas auditorías en las operaciones peruanas y bolivianas. 

NUESTRO DESEMPEÑO

Nos comprometimos en un diálogo abierto a principios del ciclo de vida de la mina y lo mantenemos hasta el momento de cierre con el objetivo de construir confianza, entender prioridades y preocupaciones de nuestras comunidades de influencia, así como manejar mejor nuestros impactos y expectativas de la comunidad.

Retroalimentación Comunitaria y Quejas

Los miembros de la comunidad pueden hacernos llegar sus inquietudes, preocupaciones y/o quejas a través de un buzón comunitario o en persona en nuestras oficinas de relacionamiento comunitario. Cada oficina mantiene un registro de retroalimentación y toda la retroalimentación se clasifica. Cualquier inquietud o reclamo elevado por un particular o un grupo impactado por nuestras operaciones, la cual requiere respuesta o resolución es catalogado como una queja. Las quejas más comunes que recibimos se ubican en las siguientes categorías: medio ambiente, salud y seguridad, iniciativas de la empresa, y acuerdos de propiedad y tierras. 

Para cada queja, un representante local de la empresa es designado para hacer el seguimiento. Nuestro objetivo es responder y dar una solución dentro de los 15 días. Los resultados se reportan y son revisados mensualmente por el Vicepresidente de Sostenibilidad Social. Cuando una queja no puede resolverse en forma directa con quien la eleva y permanece una disputa significativa, la consideramos una queja significativa. Se asigna entonces a la gerencia senior local el abordaje de la queja significativa.

En 2018, recibimos 156 quejas y ninguna queja significativa a través de nuestro mecanismo de retroalimentación de quejas. 

De todas maneras, abordamos dos conflictos basados en una comunidad en Huarón y La Colorada. En abril de 2018, miembros de la comunidad cerca de Huayllay bloquearon el acceso a la mina de Huarón en Perú. Los miembros de la comunidad demandaban compensación por los presuntos impactos en la tierra de la comunidad, como también, contratos de servicios adicionales de construcción, transporte y suministro de materiales a la mina. Temporalmente suspendimos las operaciones durante el bloqueo y nos comprometimos en el proceso de mediación liderado por la Oficina General de Asuntos Sociales del Ministerio de Energía y Minas peruano. 

A través de este conflicto, determinamos que había una necesidad de realizar una actualización, un relevamiento participativo social de línea de base, que nos ayude a entender mejor las causas de la raíz del conflicto y la situación en el área postconflicto. Llevamos a cabo el relevamiento en otoño de 2018, y estamos en el proceso de compartir e informar los hallazgos a los líderes de la comunidad como también a toda la comunidad en general. La experiencia nos ayudó a mejorar la manera en la cual nos comunicamos y comprometemos con la comunidad. 

Como parte de la expansión en nuestra mina en La Colorada, en 2015 construimos instalaciones de campamento nuevos y reacomodamos a sus trabajadores, como también a un grupo de familias que no eran trabajadores, pero vivían en nuestra propiedad en viviendas precarias. Un pequeño grupo de familias remanentes presentaron una denuncia ante la Corte Agraria Mexicana y también involucraron a la oficina de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ciudad de México (OHCHR). Hemos estado trabajando proactivamente con la OHCHR y las familias afectadas para resolver los temas. En 2018, durante una visita a la operación, la OHCHR identificó áreas de preocupación y oportunidades de mejora. Estas incluyeron: mejoramiento de agua, electricidad y acceso a las instalaciones, y cambios físicos a la seguridad de la infraestructura. Inmediatamente, Pan American tomó lo pasos necesarios para abordar estos temas y continuamos trabajando hacia una resolución final con las familias remanentes que aún viven en las instalaciones del campo de la Empresa. Involucrarnos con la OHCHR ha sido una oportunidad positiva de aprendizaje para nosotros, particularmente en recibir y adoptar consejos y crear un foro de diálogo de respeto para mitigar conflictos potenciales y crear una resolución mutua y de beneficio. 

Quejas 2018